Canon Blanco

De color amarillo pálido con destellos verdes, limpio y brillante. Intenso, fresco, frutal y franco en nariz, con recuerdos a flor blanca y fruta tropical, piel de albaricoque e hinojo. En boca resulta untuoso, graso, sabroso, con una excelente acidez, muy equilibrado, de final largo y perfumado postgusto.